skip to Main Content

¡Subscribete a nuestra Newsletter!

Newsletter

Estaras al dia de todas las novedades del Hotel y te haremos llegar nuestras mejores ofertas

El Cafè de l’Òpera: Tomar un café con la Historia

5blog 84

El Hotel Curious se sitúa en el centro de Barcelona, a unos pasos de las Ramblas, y por ello tiene a sus alrededores algunos de los lugares más insignes de la Ciudad; como lo es El Cafè de l’Òpera.

El que ahora es llamado el Cafè de l’Òpera se inauguró a finales del siglo XVIII como tasca-hostal y durante más de medio siglo funcionó como punto de encuentro de los carruajes que llegaban o partían hacia otras poblaciones. Era en aquella época que la burguesía ya se había asentado en Las Ramblas y ésta se había convertido en un paseo elegante con edificios renacentistas. Entonces, con la difusión del tranvía, la llegada del ferrocarril y la inauguración en 1837 del Gran Teatro del Liceo (situado justo enfrente) es reformado y se convierte en una afamada chocolatería de corte y estilo vienés. Actualmente se conservan los espejos (colección única) y algunos ornamentos de la época.

Un tiempo después, se denominó “La Mallorquina” y se convirtió en uno de los Café-Restaurante más elegantes de la ciudad en el que la burguesía y la aristocracia se reunía. Hasta que en 1928 se traspasó la propiedad y pasó a llamarse “El Cafè de l’Òpera” (El café de la Ópera), impregnándose con las reformas del estilo modernista reinante en la época. Actualmente, este café forma parte del patrimonio histórico de la ciudad.

Sin embargo la verdadera historia del Cafè de l’Òpera se ha escrito en el ambiente de cotidianidad centenaria que se respira en su interior. A tomarse chocolates con churros han pasado desde el personal de nuestro hotel hasta el Rey Alfonso XIII, pasando por anarquistas, políticos, bohemios, intelectuales, pintores y demás personajes que han conformado la esencia cosmopolita del centro de Barcelona y que han escrito una o más páginas de la Historia. Además, tomarse un cafè solo en la barra sale a ochenta céntimos de euro, impensable en el centro de la ciudad.

En el Cafè de l’Opera, nunca podrá tomar un café solo, siempre será con la Historia.

¡Visita obligada!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top